Chile y Bolivia dialogan por caso militares, sin ceder posiciones

27

Autoridades chilenas afirman que los tres efectivos bolivianos detenidos en la frontera cometieron delitos en su territorio y deben ser investigados.

Los gobiernos de Chile y Bolivia iniciaron el diálogo por la vía diplomática sobre el caso de los tres militares bolivianos detenidos el pasado miércoles en la frontera Pisiga-Colchane, pero sin ceder posiciones sobre el tema; para las autoridades chilenas  los uniformados cometieron delitos en su territorio y deben ser investigados, en cambio, los representantes bolivianos ratificaron que los efectivos realizaban tareas de lucha contra el contrabando.

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, señaló que un equipo de la Cancillería inició las gestiones para resolver este impasse por la vía diplomática. Por su lado, el exministro del Interior de Chile  Rodrigo Delgado  confirmó que la Cancillería chilena ha mantenido conversaciones con su par de Bolivia desde el pasado miércoles.

Sin embargo, Delgado dijo que “por supuesto esperamos que esto se pueda solucionar de la manera que requiere, pero también entender que aquí hubo delitos en territorio nacional que la Fiscalía también los está investigando”, según reporte de La Tercera.

El Gobierno chileno sostiene que los tres militares pasaron unos 15 kilómetros a su territorio, dispararon contra los Carabineros (policías chilenos) cuando intentaban huir a suelo boliviano y están denunciados por el robo de vehículos.

A raíz de ese hecho, el teniente Jaime Herbas, el subteniente Níger Ponce y el sargento segundo José Bautista Carvajal fueron aprehendidos el miércoles y deben permanecer detenidos por tres días en el penal de Alto Hospicio, por disposición de autoridades judiciales del vecino país.

Para Chile, hay declaraciones de víctimas y testigos, además de imágenes y posicionamiento de GPS, que implican a los efectivos, motivo por el cual deben ser investigados. El alcalde de Colchane, Javier García, fue mucho más allá, anunció que activará acciones para que el caso no se resuelva en la vía diplomática e interpondrá recursos  legales contra los uniformados para que sean investigados por actos delictivos.

Los tres militares bolivianos serán sometidos a una audiencia el sábado, en la que las autoridades judiciales chilenas definirán su situación jurídica.

“Para no entorpecer la audiencia que se va a llevar el sábado en Colchane, Chile, no voy a poder entrar en detalles respecto a los operativos, respecto a algunas situaciones que de alguna manera pueden entorpecer las acciones de la Cancillería y poder determinar esto por la vía diplomática”, informó el viceministro boliviano de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas.

Para el Ministerio de Defensa, los militares son parte de la Fuerza de Tarea Conjunta “Bravo” de Huachacalla y realizaban un operativo de lucha contra el contrabando para el comiso de vehículos indocumentados que se internaban ilegalmente a territorio boliviano.

“Los bolivianos que denuncian esto como robo, en realidad en nuestro criterio son contrabandistas, y lo que han hecho es ir a denunciar por robo a los Carabineros chilenos, y ahí hemos tenido el problema que se ha suscitado. Como este problema del contrabando es un problema nuestro, pero el problema de la detención es un tema que lo debemos resolver de país a país, estamos trabajando en las gestiones diplomáticas con Cancillería y hasta ahora, yo diría, que ha sido muy positivo”, explicó el ministro Novillo.

Asimismo, el Gobierno boliviano brindó asistencia legal a los tres militares para que asuman defensa en la audiencia programada para el sábado.

Los gobiernos de Chile y Bolivia iniciaron el diálogo por la vía diplomática sobre el caso de los tres militares bolivianos detenidos el pasado miércoles en la frontera Pisiga-Colchane, pero sin ceder posiciones sobre el tema; para las autoridades chilenas  los uniformados cometieron delitos en su territorio y deben ser investigados, en cambio, los representantes bolivianos ratificaron que los efectivos realizaban tareas de lucha contra el contrabando.

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, señaló que un equipo de la Cancillería inició las gestiones para resolver este impasse por la vía diplomática. Por su lado, el exministro del Interior de Chile  Rodrigo Delgado  confirmó que la Cancillería chilena ha mantenido conversaciones con su par de Bolivia desde el pasado miércoles.

Sin embargo, Delgado dijo que “por supuesto esperamos que esto se pueda solucionar de la manera que requiere, pero también entender que aquí hubo delitos en territorio nacional que la Fiscalía también los está investigando”, según reporte de La Tercera.

El Gobierno chileno sostiene que los tres militares pasaron unos 15 kilómetros a su territorio, dispararon contra los Carabineros (policías chilenos) cuando intentaban huir a suelo boliviano y están denunciados por el robo de vehículos.

A raíz de ese hecho, el teniente Jaime Herbas, el subteniente Níger Ponce y el sargento segundo José Bautista Carvajal fueron aprehendidos el miércoles y deben permanecer detenidos por tres días en el penal de Alto Hospicio, por disposición de autoridades judiciales del vecino país.

Para Chile, hay declaraciones de víctimas y testigos, además de imágenes y posicionamiento de GPS, que implican a los efectivos, motivo por el cual deben ser investigados. El alcalde de Colchane, Javier García, fue mucho más allá, anunció que activará acciones para que el caso no se resuelva en la vía diplomática e interpondrá recursos  legales contra los uniformados para que sean investigados por actos delictivos.

Los tres militares bolivianos serán sometidos a una audiencia el sábado, en la que las autoridades judiciales chilenas definirán su situación jurídica.

“Para no entorpecer la audiencia que se va a llevar el sábado en Colchane, Chile, no voy a poder entrar en detalles respecto a los operativos, respecto a algunas situaciones que de alguna manera pueden entorpecer las acciones de la Cancillería y poder determinar esto por la vía diplomática”, informó el viceministro boliviano de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas.

Para el Ministerio de Defensa, los militares son parte de la Fuerza de Tarea Conjunta “Bravo” de Huachacalla y realizaban un operativo de lucha contra el contrabando para el comiso de vehículos indocumentados que se internaban ilegalmente a territorio boliviano.

“Los bolivianos que denuncian esto como robo, en realidad en nuestro criterio son contrabandistas, y lo que han hecho es ir a denunciar por robo a los Carabineros chilenos, y ahí hemos tenido el problema que se ha suscitado. Como este problema del contrabando es un problema nuestro, pero el problema de la detención es un tema que lo debemos resolver de país a país, estamos trabajando en las gestiones diplomáticas con Cancillería y hasta ahora, yo diría, que ha sido muy positivo”, explicó el ministro Novillo.

Asimismo, el Gobierno boliviano brindó asistencia legal a los tres militares para que asuman defensa en la audiencia programada para el sábado.

Fuente: Pagina Siete

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí