Murió exministra del gobierno de Salvador Allende, Mireya Baltra

19
Mireya Baltra - ChileNews24
Foto: Cortesía

A los 90 años de edad, murió la exministra del Gobierno del presidente Salvador Allende, Mireya Baltra, quien además fuera socióloga, reportera y dirigente social, la mañana de este domingo 17 de abril.

Te puede interesar: Diputado solicitará que el 2 de mayo sea un día de feriado

En la cuenta oficial en Twitter del Partido Comunista de Chile (PC) confirmaron la noticia: “Comunicamos con mucho pesar el sensible fallecimiento de nuestra querida compañera Mireya Baltra, exministra del gobierno del Presidente Salvador Allende, dirigente social y exdiputada. Entregamos nuestras condolencias y afectos a su familia como Partido Comunista de Chile “.

Su hija Romanina Morales Baltra, de igual manera confirmó el hecho en su cuenta personal de Twitter en donde la recordó como una “mujer de luchas incansables”.

Ante esta noticia, varios personeros políticos reaccionaron a su fallecimiento. Entre ellos, el Presidente de la República, Gabriel Boric, quien expresó su “respeto y reconocimiento a Mireya Baltra, primera mujer Ministra del Trabajo en Latinoamérica, diputada y dirigenta social. Agradezco su valiente ejemplo, fuerza y lucha que seguirán siempre presentes. Mis condolencias y cariño para su familia, amigas y amigos”.

Mireya Baltra nació en Santiago el 25 de febrero de 1932, en una familia cuyos padres -José Baltra Baltra y María Moreno Cabezas- fueron suplementeros de diarios y revistas en pleno centro de Santiago.

Realizó sus estudios en el Liceo Manuel de Salas y en el Liceo N° 5 de Niñas de Santiago. Posteriormente, en 1954, se instaló con su propio negocio de venta de periódicos, ubicado en la calle Matías Cousiño con Moneda, ciudad de Santiago.

Además, fue reportera de la revista “Vea” entre 1948 y 1950, y luego columnista del diario “El Siglo”, entre 1950 y 1953. También escribió en “El Espectador” y “La Última Hora”.

Desde su juventud se integró y participó como militante del Partido Comunista e ingresó al Sindicato de Suplementeros, siendo elegida encargada del Departamento femenino de esa organización hasta llegar a ser dirigenta de la Central Única de Trabajadores (CUT).

En 1972, el Gobierno del presidente Salvador Allende la nombró, de forma interina, en la cartera de Trabajo y Previsión Social, donde luego ejerció el puesto de ministra titular del Trabajo entre el 17 de junio y el 2 de noviembre de ese mismo año.

Tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, se asiló en la Embajada de Países Bajos durante nueve meses, junto a los también parlamentarios Gladys Marín, Orlando Millas y Julieta Campusano. Recién en julio de 1974 se exilió en Países Bajos, durante un año. Luego partió a Praga, donde permaneció desde 1975 a 1984 trabajando en la Federación Sindical Mundial, organismo que representaba a los países socialistas y a otros movimientos sindicales de América Latina.

Finalmente, en 1987, regresó a Chile acompañada de Julieta Campusano, internándose de forma clandestina a través de la Cordillera de Los Andes.

Con información de CNN Chile